21 de junio: Día de la Ancianidad.-

0
183

El domingo 21 de junio se celebra mundialmente el Día de la Ancianidad. Los adultos mayores atraviesan tiempos difíciles, dada la pandemia y la cuarentena, ya que son población de riesgo.

En este día se piensa en todos los abuelos, aquellos que nos acompañan y nos dan su amor incondicional. Es un día para homenajear con respeto y cariño, a todos los ancianos, a quienes son capaces de regalarnos un tesoro que pocos tienen: experiencia y sabiduría.

En el contexto actual, los adultos mayores sufren la restricción de salidas, de la movilidad y del poder continuar con un estilo de vida activo aquellos que tenían una rutina de asistir a clases, talleres y actividades grupales en centros de día, club de día, Universidad de Adultos mayores, caminatas por la costa, y otras actividades.

En este sentido, se observan consecuencias en la calidad de vida de adultos mayores que ya vivían solos, en espacios reducidos, con escasos ingresos económicos y que mantenían un estilo de vida aislado socialmente y sedentario. No obstante, también existe una solidaridad notable entre vecinos de personas mayores solas, en muchas zonas de la ciudad, que, por iniciativa propia, se han ofrecido a ayudarlos con sus necesidades básicas, como realizarles mandados o trámites para que ellos se resguarden en sus hogares.

Actualmente, el contacto telefónico es una herramienta fundamental, les permite compartir por esta vía vivencias con pares o familiares de confianza e intercambiar opiniones y consejos, lo cual es muy positivo. Por otro lado, aquellas personas institucionalizadas vieron reducidas las visitas, pero las rutinas dentro de la institución se mantienen y los profesionales de la salud continúan asistiéndolos con los cuidados recomendados.

Algunas recomendaciones:

-Contar con información oficial de organismos de salud, en una dosis justa y necesaria, para tener conocimiento sobre los aspectos de cuidado y prevención, evitando detalles del progreso de la pandemia, y del covid-19, ya que puede ser un factor de estrés y ansiedad.

-Desalentar el consumo excesivo de noticias, y la reproducción de información falsa y/o tendenciosa.

-Considerar este tiempo como una oportunidad para recrear estrategias de afrontamiento positivas y adaptativas: emprender actividades, ocupaciones, intereses en casa, que se orienten a la promoción de la salud y la mejora de la calidad de vida, mediante la modificación de hábitos y costumbres (mantener una alimentación saludable, nuevas rutinas, comunicarse con frecuencia con otros, realizar actividades físicas e intelectuales diariamente, hacer arreglos en la casa, leer o estudiar un idioma, aprender alguna herramienta de comunicación virtual, aprender a usar redes sociales)

-Evitar recurrir a estrategias de afrontamiento desadaptativas o al aumento de conductas evitativas (mala alimentación, el excesivo uso del descanso, de alcohol o automedicación, el excesivo uso de la televisión o el aislamiento social virtual).

-Participar de algún programa virtual de contención psicológica profesional y, a su vez, reunirse virtualmente con pares que estén sobrellevando la situación con actitudes positivas.

-Tener presente que esta situación no es definitiva, y prepararse cada día sin importar la edad o el tiempo que lleve para recuperar la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.