Aprobaron la ley impositiva bonaerense en Diputados y pasó al Senado.-

0
391

En la Cámara alta la oposición le haría modificaciones a 6 artículos.

Después de arduas negociaciones, la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires aprobó en general el proyecto de ley impositiva bonaerense, que pasará al Senado.

El proyecto fue aprobado en general en la Cámara baja luego de que el gobernador Axel Kicillof lo enviara ayer a la Legislatura, con cambios para atenuar la suba de impuestos al inmobiliario urbano y a ingresos brutos, además de descentralizar el cobro del gravamen automotor a los municipios.

En ese camino se propuso para el impuesto inmobiliario «adecuar las valuaciones fiscales», ya que el último revalúo es de 2017 y desde entonces los valores de mercado aumentaron casi 200% desde esa fecha. Esta adecuación no será tomada para el cálculo de las alícuotas de este año.

Kicillof afirmó que no se trata de «un impuestazo«. Hasta último momento, el proyecto del Ejecutivo bonaerense no lograba ser consensuado con la oposición, pese al intento de unificar criterios para facilitar la votación en ambas Cámaras. Finalmente, pasó el filtro de la Diputados; ahora resta que se trate en el Senado.

El gobierno bonaerense dijo ayer que intentó «aminorar» el impacto sobre la clase media y la clase media alta. Se refirió, así, a 1400 partidas del inmobiliario urbano que quedaron excluidas del aumento del 75% ciento, para ser alcanzadas por un aumento menor, del 55% en el nuevo esquema tributario».

Además se redujeron de 3,5 a 1,5 las alícuotas de ingresos brutos para la fabricación de medicamentos y cerca de un punto el gravamen de los servicios profesionales.

Disminuyó también las alícuotas de los impuestos a los ingresos brutos de los comercios que venden alimentos al menudeo y de las empresas de transporte y se descentralizó en los municipios el cobro del impuesto automotor de los vehículos anteriores a 2009. Así, para hacerse de recursos en forma inmediata, los municipios cobrarán las patentes de los autos con más de diez años de antigüedad. Se puso, además, un tope del 55% en el impuesto automotor.

En la negociación se tomaron en cuenta fuertes correcciones en el inmobiliario urbano: de acuerdo a la nueva escala, la suba del 75%, que antes alcanzaba a 680.000 contribuyentes, ahora comprenderá a la mitad de esos propietarios: sólo aquellos que tengan propiedades de más de 300.000 dólares, según el valor de mercado. También se achicó el universo de los contribuyentes al inmobiliario urbano, que tendrá un alza del 55% y alcanzará a 13.000 propietarios. La mayoría de los contribuyentes tendrá una suba del 35%, afirmó el gobierno. Y las propiedades más baratas tendrán un alza del 15%, según se acordó.

Fuente: LaNación.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.