Clínica Saladillo S.A.: maniobras de salvataje, trabajadores y afiliados de rehenes en la búsqueda de una salida cama afuera.-

0
2030

Este jueves 12 de julio, se cumplieron 96 años del nacimiento de René Geronimo Favaloro, uno de los profesionales más significativos para la salud de nuestro país y el mundo, y en su honor se fijó como el Día de la medicina social.

Motiva estos párrafos la información que precisamente hoy recibimos en la que se exponen datos económicos y profesionales de la diputada provincial Alejandra Lorden, así como maniobras para sostener a la Clínica Saladillo S.A., un emprendimiento económico privado que tiene como objeto la atención y cuidado de la salud. Sin perjuicio de no replicar algunos datos, la situación descripta merece algunas reflexiones para si intentar si multiplicar los ideales de quien supo tan bien moldear la madera con el cincel de carpintero, como salvar miles de corazones con el bisturí, pero que desahuciado, a contramano de intereses espurios de este sistema de salud, no pudo con la impotencia y tomó la decisión de quitarse la vida, con un disparo en el corazón.


En un medio digital regional se dieron a conocer datos relacionados con
Clínica Saladillo S.A. sobre la que sobrevuelan desde hace tiempo fantasmas e información poco precisa. Vale aclarar que el modelo jurídico y económico que ha implementado este centro de salud de la Ciudad de Saladillo desde hace años es el mismo que han elegido cientos de centros de salud en los que el eje económico es el norte del emprendimiento, implementado a través de socios accionistas -los médicos y en algunos casos terceros- que idealmente distribuyen los dividendos, con la figura de un gerenciador o administrador.

Desde hace un tiempo atrás se ha puesto de manifiesto la situación de vulnerabilidad económica y jurídica de Clínica Saladillo S.A. así como en alguna oportunidad se puso en palabras el tema del cierre de dicho centro de salud.

Con altibajos, la empresa ha presentado serias complicaciones en el pago de salarios que efectivizaron en cuotas, deudas impositivas de aportes patronales y cargas sociales, así como también de algún conflicto judicial. Versiones sobre falta de pago de obras sociales no pueden ser consideradas como la causa madre de la situación deficitaria.

Pero el planteo empresarial trasciende la mera actividad privada cuando lo que está en juego es la salud, y luego cuando resultaría cuanto menos esencial que la mirada desde el estado y/o funcionarios públicos que pudieran intervenir, contemplaran el sistema de salud y la función social de las obras sociales como un todo, donde la prioridad sea el servicio de salud, y claramente, luego, la rentabilidad que sustente el emprendimiento. Es en este punto donde se presenta la opción que ha trascendido las reuniones más cerradas. para que Clínica Saladillo S.A. brinde internaciones domiciliarias, vale decir, preste servicios cama afuera de su actual estructura edilicia.

Preguntas básicas surgen inmediatamente ¿Qué obras sociales o que empresas de medicina prepaga contrararían a Clínica Saladillo S.A. como proveedor?

Sabida es la dificultad para plasmar en contratos cláusulas de contralor precisas y exigibles que presenta por ejemplo la mayor obra social de la provincia de Buenos Aires, IOMA para controlar a las empresas prestadoras de internación domiciliaria . ¿Qué haría distinta la situación con Clínica Saladillo como prestadora? La sola idea de salvar económicamente a dicha empresa parecería entonces insuficiente si no se garantizan las prestaciones en mejores condiciones que las empresas ya existentes. El salvataje económico a través de un contrato de internaciones domiciliarias tampoco sería la única situación a resolver, sino toda la estructura con la que deben sostener las nuevas prestaciones médicas, de enfermería, kinesiología, cuidadores, etc, etc.

Una mirada diametralmente distinta tiene quien perdió la salud o sus familiares, para quienes las prestaciones y la calidad de la atención son la prioridad. Pero por otra parte, desde el ejercicio de ciudadanía, esta situación sirve para interpelarnos sobre como se utilizan o mal utilizan, los recursos con este tipo de decisiones que parten de funcionarios públicos que directa o indirectamente afectarán a muchos ciudadanos de Saladillo.

Existen herramientas jurídicas y económicas que habiliten otras formas societarias que permitan la continuidad del emprendimiento y así garantizar las fuentes de trabajo. Falta quizá, creatividad, sentido del orden de prioridades y que, de una vez por todas determinadas cuestiones se dejen de atar con alambre en forma provisoria para siempre conforme para que lado tiren los intereses económicos de algunos sectores, porque en el medio de estas improvisaciones en el rubro salud, que se presentan como paliativos económicos para algunos, esta la vida de miles de las personas, que en muchos casos no pueden o no tienen otra opción.

En una fabrica de chorizos quizá haya mayor flexibilidad para maniobras y artilugios en el reordenamiento empresarial. En el sistema de salud no se puede tener la misma liviandad con la integridad y dignidad de los seres humanos.

Graciela Achabal, 12 de julo de 2019.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.