Cómo serán los debates presidenciales de 2019.-

0
45


En 2019, tras la sanción de la ley 27.337 que prevé la obligatoriedad del debate. En estos comicios será la primera vez que estos eventos estén reglamentos por ley, después de que la norma fuera sancionada en 2016.

Si bien en 2015 ya hubo dos debates presidenciales, este 2019 será la primera vez que estén reglamentados por ley. Los candidatos a presidente que superen el 1,5% de los votos en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) estarán obligados a participar de dos encuentros. 

La multa es la pérdida de los espacios de publicidad audiovisual que distribuye el estado entre los distintos frentes que participan en la elección.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) es la encargada de la organización con un presupuesto que tiene el tope de 30.000.000 de pesos. La norma fija que serán dos debates con los candidatos que superen las PASO, pero podría haber un tercer debate en caso de ballottage.

En 2015, los debates del 4 de octubre y del 15 de noviembre de 2015 estuvieron organizados por Argentina Debate, integrada por un grupo de organizaciones sociales. Ambos se realizaron en de la Facultad de Derecho de la UBA.

Del primero participaron todos los postulantes a presidente, a excepción de Daniel Scioli, cuya silla vacía fue protagonista de memes y críticas. Para el segundo, antes del balotaje, sí que el entonces candidato del Frente para la Victoria decidió asistir para enfrentarse a Mauricio Macri. Este año el sistema será diferente.

La Ley 27.337, sancionada por la Cámara de Diputados el 23 de noviembre de 2016, establece que el debate presidencial será obligatorio y que tendrá “la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas”. El debate será obligatorio entre 7 y 20 días antes de la elección presidencial.

Los candidatos que superen el piso de las PASO serán convocados por la Cámara Nacional Electoral (CNE) cinco días después de los comicios. La norma ofrece la posibilidad de negarse a participar, pero quienes tomen esa determinación serán sancionados con el no otorgamiento de espacios de publicidad audiovisual.  Esos espacios publicitarios no asignados se repartirán “de manera equitativa” entre los candidatos que sí asistan del debate. La otra pena que determina el artículo 4 por no asistir será que la silla del candidato se dejará en el escenario vacía, como pasó en 2015 con el caso de Scioli, “a fin de denotar su ausencia”.

Habrá dos debates: uno en Capital Federal y otro en  la capital de una provincia del interior del país, elegida por la CNE. Ambos se realizarán entre 7 y 20 días antes de la elección presidencial del 27 de octubre. La norma contempla que se realice un tercer debate en el caso de que haya un balotaje. En una audiencia de la que participarán la CNE, organizaciones académicas y de la sociedad civil, y los candidatos o representantes partidarios se pactarán un reglamento, quiénes serán los moderadores y qué temas se tratarán.

En el caso de no llegar a un consenso, será la CNE la encargara de decidir. El debate se transmitirá en directo por todos los medios pertenecientes a Radio y Televisión Argentina S.E. Mientras dure, no se podrá emitir la publicidad electoral en los servicios de comunicación audiovisual ni anuncios públicos de los actos de Gobierno. B.D.N.

Fuente: perfilcom@perfil.com / ArgentinaDebate /

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.