El humo que no deja ver el monte.-

0
811

Este lunes a través de algunos medios de comunicación de Saladillo se hizo pública una situación en la que una menor edad había perdido un embarazo. El hecho que trascendió ocurrió meses atrás y hoy plantea la puesta en común de una problemática social preocupante cuyo abordaje en las distintas disciplinas vinculadas resulta indispensable replantear.-

En nuestro país cerca de 3.000 niñas y adolescentes menores de 15 años se convierten en madres cada año, situación que requiere una mirada especial, no sólo por el riesgo de mayores complicaciones físicas que representa el embarazo a tan temprana edad, sino porque a menor edad es mayor la probabilidad de que el embarazo sea producto de abuso sexual. Analizar este indicador expone la gran brecha de inequidad existente en nuestro país, al advertir jurisdicciones cuya tasa de fecundidad temprana (10 a 14 años), triplica la media nacional. Dichos datos surgen del informe realizado en el marco del Programa Nacional de salud integral en la adolescencia.

En este contexto, en el plano local, una mezcla en el relato de los hechos que inicialmente trascendieron con una marcada mirada ideológica, a pesar de lo cual dicho planteó generó varios interrogantes, que desde el momento en que fueron públicos ameritaban respuestas desde el estado municipal y, ya en segundo plano, abren el debate sobre otras cuestiones del marco jurídico como el momento de la concepción, el comienzo de la vida humana con definiciones que incluyen lo grotesco e intolerante; o cuándo corresponde el certificado de defunción y el derecho a una sepultura conforme las creencias religiosas; el abordaje de los menores en estado de vulnerabilidad social; las creencias religiosas de cada familia, y cómo todos estos elementos intervienen cuando una menor, como en este caso, tiene una interrupción natural del embarazo.

Sobre las creencias y las circunstancias.-

La definición de «residuo patogénico» respecto de un feto que habría sido expulsado naturalmente, resulta cuanto menos desaprensiva para quien tiene una concepción religiosa, se comparta o no. Si bien el dato relevante resultaría saber que incidencia pudo tener, de haber existido, alguna sugerencia sobre la menor por parte de quienes la acompañaban a la hora de la toma de decisiones sanitarias. La menor tiene el derecho a designar a las personas de confianza que la acompañarán, que pueden ser sus padres u otra persona de confianza que deberían garantizar la privacidad y la integridad psicofísica de la menor. Martha Lamas expresa que “dado que la existencia de los seres humanos es corporal, el derecho a tomar decisiones sobre el propio cuerpo se perfila como un derecho básico… al hablar de «cuerpo» no sólo hay que considerar a los procesos orgánicos y mentales conscientes, sino también reconocer los procesos inconscientes. (“Algunas notas sobre el derecho a decider sobre el propio cuerpo”.En Astelarra,Judith (coord.). Género y cohesión social. Fundación Carolina CeALCI, 2007).-

Además de las calificaciones vertidas que pudieran resultar hirientes, en el plano normativo, conforme lo dispuesto por el Código Civil «Son personas por nacer las que no habiendo nacido están concebidas en el seno materno». Y a mayór complejidad vale citar lo dispuesto por la ley nacional 26413 que regula lo relativo a los registros del Estado Civil de la personas, que dispone que se deben asentar las “defunciones fetales” (arts. 1 y 40) ARTICULO 40. — Si del certificado médico surgiera que se trata de una defunción fetal se registrará la inscripción en el libro de defunciones; si del mismo surgiere que ha nacido con vida, aunque fallezca inmediatamente, se asentarán ambos hechos en los libros de nacimientos y de defunciones, respectivamente.

Como actuaron las funcionarias del Área de Desarrollo Humano del municipio de Saladillo.-

Este martes nos informaron de prensa del municipio ,pasadas las 7:07AM, que habría conferencia de prensa con Analía Miranda a las 9:30 y luego a 10:30 se realizaría la firma de escrituras programada con la debida anticipación. En el caso de nuestro medio no pudimos asistir a la primera conferencia debido a otros compromisos ya pautados con anterioridad siendo que en varias ocasiones hemos sugerido, para poder organizarnos, que haya un marco de previsión más amplio para poder cubrir las conferencias de prensa, claro está, siempre teniendo en cuenta que pueda surgir un imponderable.

Volviendo a la primera conferencia de prensa de hoy, ya que no pudmos estar, tratamos de contactarnos con la responsable del Servicio Local de Protección y Promoción de Derechos de Niñas/os y Adolescentes, Analía Miranda, para poder entrevistarla. La funcionaria respondió a nuestro mensaje, primeramente dándonos fecha para el jueves próximo, ante lo cual y dada la importancia de contar con la información para acercar a nuestros lectores, le sugerimos que podíamos hacer la nota vía whatsapp, a lo cual accedió. Pero, seguidamente cuando comenzamos el diálogo, y le hicimos conocer nuestras preguntas, luego de aproximadamente una hora de silencio respondió: «en principio no hablo de ningún caso que atraviesa el área de la Dirección de infancia. La información es reservada. Lo que te solicito es que dejen de publicar o de hablar del tema debido a que ha afectado muchisimo a la familia. Estamos trabajando con la joven y la familia. La familia pide que no se hable más del tema. Hay un comunicado oficial de la municipalidad y es todo lo que te puedo decir. Lo que te solicito es que no se publique absolutamente más nada de esta situación por reserva y por protección de la joven y su ámbito familiar» expresó como única respuesta a Convergencias (medio que no había publicado nada sobre el tema), la funcionaria responsable del Servicio Local que por la mañana había brindado información así como en otras oportunidades sobre otros casos bajo su órbita. Pero esto último no viene al caso más que para no dejar pasar la necesidad del trato adecuado a un medo de comunicación para informar debidamente, cosa que la funcionaria citada no hizo y ante el aviso que no habíamos recibido el mencionado comunicado, se limitó a responder con una actitud soberbia inexplicable en dos letras: «Ok» . Así estamos.-

Más temprano Viviana Rodriguez, Secretaria de Gobierno desmintió algunas cuestiones que trascendieron «y se han informado mal a la comunidad y no vamos a hablar más del tema» agregó que «lo que hicimos fue cuidar el nombre, el apellido y actuar de la mejor manera comunicándonos con el hospital y hasta ahí llegó nuestro trabajo. No estuvieron en la vivienda de Obras Públicas».

«La joven estuvo internada en el Hospital. El hospital se tiene que comunicar con el Servicio Local. LA joven tenía medidas del Servicio Local. Lo que ocurrió fue en su domicilio. Se cuestiona la presencia de Marisa Delía en el domicilio. La subsecretaria de Desarrollo humano fue a acompañar».

Por su parte Lorena Freccero indicó que «la situación fue espontánea, no fue provocada. Se garantizó que la joven fuera atendida en el hospital. Estaba atendida y abordada. Lo que tuvimos que garantizar como estado es que estuviera atendida y sostenida. Se trató de contener a la familia que tenía creencias religiosas católicas».

Analía Miranda, responsable del Servicio Local en conferencia de prensa refirió que «lo que nosotros cuestionamos es la falta de comunicación del Hospital al teléfono de guardia del Servicio Local al menos para ponernos de sobreaviso de abordaje de la chica. Entonces nosotros no podemos tomar conocimiento, tomamos conocimiento después. Inclusive cuando ella vuelve con el conocimiento de lo que había sucedido, el Hospital tampoco llama al Servicio Local. Eso era una obligación. Se trabajó de la forma más técnica posible, después la intromisión de un grupo o lo que fuera habrá que analizar y revaluar a ver hasta donde se permiten ciertas sugerencias que no corresponden».

Marisa Delía, Subsecretaria de Desarrollo Humano informó que se presentó en el domicilio al día siguiente «porque la responsable de la menor me informa y solicita que alguien la asesore. En ese carácter fui. La señora me pide asesoramiento para saber que hacer. Me pide asesoramiento en la vereda y ninguna otra persona se encontraba en el lugar», indicó.

La familia, de fuertes creencias religiosas, comunicó al grupo católico e inclusive pidieron el bautismo del feto expulsado el que se sacó del inodoro del baño y se lavó en la vivienda por iniciativa de la familia.

El marco normativo vigente obliga al Estado a promover, proteger y garantizar la salud de Niñas/os y adolescentes de forma prioritaria e integral. Esto comprende la atención de las tres esferas de la salud como entidad biopsicosocial, en su interrelación con los otros derechos humanos que aseguran el completo bienestar. Es por ello que se debe brindar una atención no sólo interdisciplinaria sino también interinstitucional, que vincule la salud con la información, libertad de pensamiento y expresión; las acciones de prevención, promoción, información, protección, diagnóstico precoz, tratamiento oportuno y recuperación de la salud.

Ni las conductas obstinadas, así como tampoco las que levantan determinadas banderas de liberación, que atraviesan los hechos con interpretaciones desvirtuadas, cambian la realidad de las más de 3000 niñas adolescentes menores de 15 años que hoy paren en nuestro país, más todos los casos como el que hoy nos ocupa, y que, aún en las diferencias conceptuales y de los hechos, tuvo el mérito de visibilizar una situación de la cual no existen casi registros y menos estadísticas. Realidades cotidianas sobre las cuales tampoco pudimos conocer, por parte de la funcionaria responsable de promover y garantizar los derechos de niñas/os y adolescentes, el diagnóstico y ni el tratamiento a nivel local.-

Fuente: Constitución de la Nación Argentina; Código Civil y comercial; Ley 26.413 Registro del estado civil y capacidad de las personas; Lineamientos sobre Derechos y Acceso de adolescentes al sistema de salud realizado por la Dra. Sonia Ariza Navarrete y equipo.

Material de conferencia de prensa 9-10-2019 gentileza: ABCSaladillo y Saladillo diario.-

Graciela E. Achabal, 9 de octubre de 2019.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.