Este viernes se celebra el Día Internacional del Dulce de Leche.-

0
199

En la primera mitad de este año se produjeron 58.000 toneladas, de las cuales se exportaron 1.751 y calculan que cada argentino consume aproximadamente 3,100 kilos por año.

El dulce de leche, uno de los alimentos característicos de la comida argentina cargado de mitos sobre su origen y sostenido por una industria pujante, celebra este viernes 11 su Día Mundial, y el Centro Argentino de Promoción de este producto informó que de enero a julio de este año se elaboraron, en Argentina, unas 58.000 toneladas.

«Hace 25 años decidimos instaurar el 11 de octubre como Día Mundial del Dulce de Leche para impulsar la producción y el consumo de esta exquisitez que continúa siendo uno de los alimentos preferidos de los argentinos», dijo a Télam Lilly Frega Varela, presidenta del Centro Argentino de Promoción del Dulce de Leche y Afines (Capidya).


La dulce historia oficial

Existen versiones encontradas sobre el origen del dulce de leche, pero la más popular la relaciona directamente con la conmemoración de su Día Mundial, el cual fue establecido en 1998 por la Cámara Mundial y Ente de Promoción del Dulce de Leche. 

El relato habla del año 1829, del 11 de octubre, para ser más precisos. Esa tarde, Juan Manuel de Rosas y su oponente político, Juan Lavalle, se reunían para firmar un acuerdo de paz en la estancia “La Caledonia” en Cañuelas.

Según esta historia, una criada estaba en la estancia preparando la lechada (leche caliente con azúcar) con la que Rosas tomaba su tradicional mate. En ese momento, llegó el General Lavalle tan cansado que se tiró a dormir una siesta en la hamaca que pertenecía al dueño de casa. Frente a ese panorama, la criada salió desesperada a buscar a la guardia y olvidó la mezcla cocinándose en la olla. Cuando regresó a su puesto, ya se había convertido en una pasta espesa y de color marrón.

Con miedo, le confesó a Rosas lo que había pasado con su lechada. El Restaurador, lejos de enojarse, probó lo que había en el recipiente y, tanto le gustó, que se lo convidó a Lavalle.

A partir de ese momento, y llegado al mundo casi de casualidad, el Dulce Criollo –hoy el famoso Dulce de Leche- pasó a ser un infaltable de nuestra mesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.