Hizo abdominales en un poste eléctrico y dejó sin luz a más de 10.000 casas.-

0
370

La insólita conducta ocurrió en la ciudad de Chengdu, en China. Tras una discusión con otras personas, un joven quiso descargar su ira trepando 10 metros para hacer los ejercicios físicos, pero esto obligó a cortar la energía. Finalmente el ”acróbata” fue detenido por la Policía.

Un insólito hecho ocurrió en la ciudad de Chengdu, la capital de la provincia china de Sichuan, ubicada en el sudoeste del país. Un joven de 22 años se trepó a un poste del tendido eléctrico para hacer una sesión de abdominales, pero su intrépida aventura terminó con más de 10.000 casas sin luz.

La subida de 10 metros para hacer ejercicios, y que finalmente provocó el apagón, se produjo luego de que el joven discutiera con otras personas.

Según revelaron medios locales, luego de conocer la inédita situación las autoridades de la compañía eléctrica de la zona decidieron llevar a cabo un corte de emergencia que afectó a decenas de miles de vecinos. Al enterarse de lo que estaba sucediendo, muchos de ellos salieron a la calle para presenciar la insólita escena.

Las imágenes no tardaron en hacerse virales a través de las redes sociales y al joven se le acabó el espectáculo cuando llegaron las autoridades, que se lo llevaron detenido por desorden público, según publica Clarín.

La prensa local explicó que el joven subió al poste a hacer ejercicio después de haber discutido con un grupo de gente (no se especificó si son amigos, familiares o desconocidos), y que ésa fue su manera de expulsar la ira que llevaba dentro.

Seguramente los habitantes de la mencionada ciudad del gigante asiático nunca se habrán imaginado que un solo hombre podía provocar semejante apagón. Una tormenta descomunal o una falla técnica de las empresas que se ocupan de la generación y/o distribución del servicio de energía eléctrica parecía una causa más lógica para que alguna vez ocurriese lo que finalmente sucedió.

En este sentido, la temeridad “sin pies ni cabeza” que dejó a oscuras a un sector de Chengdu terminó por demostrar que al joven en cuestión también se le había “apagado la luz”.

Cuando uno cree que ya ha visto todo en la vida el ser humano siempre tiene preparada una nueva sorpresa, ya sea para bien o para mal como en este caso. El extenso confinamiento obligatorio en varios lugares del mundo por la pandemia ha dejado secuelas físicas y psicológicas en muchas personas, y este joven chino terminó siendo uno de los mejores ejemplos.

Fuente: tn.com.ar


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.