Indignación en Portugal: cazadores mataron más de 500 venados y jabalíes y las autoridades denunciaron una “masacre”.-

0
310

Los animales fueron acorralados y tiroteados. El ministro de Ambiente luso lo califica de “acto vil e inaceptable”. Atención, las imágenes pueden herir tu sensibilidad.

Una cacería organizada en una estancia del municipio luso de Azambuja en la que fueron abatidos más de 500 animales generó una ola de indignación en Portugal después de que se viralizaron fotos y videos en los que se pueden ver filas y filas de animales acostados en el piso. El hecho provocó fuertes críticas de dirigentes municipales, partidos y ecologistas y las autoridades investigarán qué ocurrió.

La polémica saltó después de que algunos de los 16 cazadores españoles que participaron en la cacería difundieron imágenes posando con los cadáveres de unos 540 animales, en su mayoría venados y jabalíes. Según medios locales, la montería ocurrió en la finca Torre de Bela de Azambuja, a unos 40 kilómetros de Lisboa.

El Instituto de Conservación de la Naturaleza y los Bosques (ICNF, por sus siglas en portugués), que tutela el sector cinegético, informó en un comunicado de que no tuvo conocimiento previo de la montería, que se realizó en un área clasificada como “zona de caza turística”.

Esa concesión prevé “la explotación del venado y del jabalí”, también a través de monterías, pero debido al elevado número de animales supuestamente abatidos, el ICNF inició un proceso para averiguar si se violó la ley en vigor.

El ministro de Ambiente y Acción Climática, Joao Pedro Matos Fernández, calificó la cacería de acto “vil e inaceptable” y dijo estar convencido de que cometieron un “delito ambiental”, por lo que enviará una queja al Ministerio Público para que se investigue la existencia del delito “contra la preservación de la fauna a los propietarios, los organizadores y los cazadores”.

La municipalidad de Azambuja indicó que no recibió ninguna información oficial sobre la montería, que no requiere de autorización municipal, y pidió al ICNF y al Ministerio de Agricultura que verifiquen si se trató de un hecho ilegal.

La cacería fue criticada por el alcalde local, Silvino Lúcio, a través de un comunicado del grupo municipal socialista en el que denunció que se trató de una “masacre” y un “crimen ambiental”. Señaló además que la finca donde se realizó está vallada, por lo que “los animales no tenían donde huir”.

A la indignación también se sumó el partido animalista PAN -3 diputados en el Parlamento-, que la calificó de “masacre vil” y aseguró que va a exigir responsabilidades a las autoridades competentes. Además, recordó en su comunicado que en la zona donde se realizó la caza está previsto instalar una central fotovoltaica con 765 hectáreas y que el estudio de impacto ambiental del proyecto se encuentra actualmente en fase de consulta pública.

También se sumó a las críticas un diputado del Bloco de Esquerda, Nelson Peralta, que escribió en su perfil oficial de Twitter que “fingir que este abatimiento masivo es para mantener el equilibrio ecológico y cinegético es un insulto”.

La masacre provocó también quejas de asociaciones de cazadores locales. “Esto no es caza, setrata de un abatimiento masivo de animales confinados. Es cualquier cosa”, declaró Nelson Cadavez, presidente del Clube de Monteiros do Norte, al noticiero Jornal a Tarde. Su par español de la Federación Extremeña de Caza (una de las más importantes de España), José María Gallardo,declaró al diario El Mundo que los cazadores que participaron en la montería en Portugal “dan una imagen falsa y distorsionada de lo que representa la caza y los cazadores en la actualidad”.

Fuente: tn.com.ar


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.