Jonathan Fabbro negó las acusaciones en el juicio por presunta violación a su ahijada.-

0
132

De ser encontrado culpable, el jugador podría recibir una pena de hasta 20 años de prisión. La querella pidió 24 años de cárcel, el fiscal 12.

El exfutbolista paraguayo Jonathan Fabbro declaró en el juicio que se le sigue por el presunto abuso sexual con acceso carnal de su ahijada y sobrina, que hoy tiene 13 años. En la audiencia, que se hizo a puertas cerradas, el acusado habló durante una hora y media y negó los hechos. En los alegatos, la querella pidió que sea condenado a 24 años de prisión efectiva. La pena pedida por la fiscalía es de 12 años.

En este debate, que empezó el lunes pasado, declararon una veintena de testigos, entre ellos la modelo paraguaya Larissa Riquelme, pareja de Fabbro.

En junio del año pasado, la Justicia confirmó el procesamiento bajo prisión preventiva del exjugador River, Boca, Cerro Porteño y la selección paraguaya por cinco hechos de abuso sexual con acceso carnal y gravemente ultrajante, agravado por haber sido perpetrado por una persona con parentesco por afinidad y encargado de la guarda de la víctima, en concurso ideal con corrupción de menores agravada por resultar la víctima menor de trece años de edad y el agresor encargado de la guarda, según establece el Código Penal.

El ahora exfutbolista fue detenido el 20 de diciembre de 2017 en el estado mexicano de Puebla, en tanto en mayo de 2018 fue extraditado a la Argentina acusado por los hechos ocurridos cuando la víctima tenía entre 5 y 11 años. En un primer momento quedó detenido en el penal de Ezeiza y luego fue trasladado a Marcos Paz, donde permanece actualmente.

Los chats de Fabbro con su ahijada, menor de edad. (Foto: Gentileza Infobae)

Los abusos, que sucedieron entre 2012 y 2016, salieron a la luz cuando el hermano de la víctima la descubrió chateando con Fabbro. Ante la insistencia de sus preguntas, ella se quebró y le contó que habían ocurrido toqueteos, penetraciones y eyaculaciones orales por parte de quien era su padrino.

A su vez, la Justicia investigó una serie de mensajes que intercambiaban el futbolista y su sobrina. «Mandá fotos», le pidió él. «No da. Pedile esas cosas a tu novia. A mi novio tampoco le mando fotos así», respondió ella. Fabbro insistió hasta que finalmente logró que la chica le enviara una imagen donde se la veía con la pollera del uniforme del colegio.

Fuente: TN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.