La vida es un carnaval y las penas se van bailando.-

0
2950

Con estás palabras es nuestra intención acompañar a Mary Monetti, nuestra vecina de Saladillo, una mujer trabajadora, resiliente, que supo superar cada obstáculo con una sonrisa, y hoy tiene otra prueba para atravesar.-

Mary plantó varios árboles, tuvo hijos y, si bien no escribió un libro, deja huellas con  su impronta para   organizar, durante estos últimos 14 años una comparsa, Pehuén,  con la que le dio un lugar a los niños en el carnaval de Saladillo.

Hoy Mary atraviesa una situación de salud que la tiene internada en la ciudad de La Plata, desde donde recibe el afecto y agradecimiento desde los lugares más diversos: incontables  mensajes  y  cadenas de oración por su pronta recuperación.-

Esta mujer que  derribó varios mitos de la masculinidad, crio a sus hijos y, gracias a su versatilidad, a la vez construyó con sus propias manos cuatro casas;  festejó cada triunfo del club del que fue hincha fanática,  Estudiantes de La Plata así como   puso en práctica la  “loca” idea de hacer bailar a los niños en el carnaval en 2006  y tuvo contacto desde esa fecha, con decena de chicos y sus familias, que se sintieron a gusto y disfrutaron esta forma de sentir el carnaval.

Este año, cuando estuvo a punto de abandonar la actividad que con tanto esfuerzo  realizó,  sacó a relucir su espíritu de emprendedora, y lejos de “tirar la toalla” redobló la apuesta al presentar dos comparsas: la tradicional “Pehuén”  de niños  y “Venecia”, la laboriosa y primera  presentación con adultos,  que expuso en el carnaval 2020.

«En el año pasamos un montón de cosas, a veces son buenas y a veces malas. En el carnaval nos sacamos todo, la mala onda, la descargamos y empezamos de nuevo», definió Mary lo que significaba carnaval para ella y compartimos parte de la entrevista realizada en enero de 2020:

Desde su lugar de trabajo, bajo el escenario “República de Brasil”, Mary atendió a todos los artistas que pasaron por allí. También allí diseñó y cosió cada traje acompañada del calor o del frío.

No se imaginaba la delicada situación que hoy atraviesa: “Me hacía atender con la doctora todas las semanas porque tenía mucha tos. Hacía dos años que no me indicaban una espirometría, ni una tomografía.  Lo encontramos muy tarde al cáncer. Si lo hubiéramos encontrado más temprano hubiéramos tenido un poquito más de suerte”, refirió Mary, dando lugar para aceptar las decisiones del destino.

Para cerrar la conversación que mantuvo  este  miércoles con Convergencias, Mary Monetti expresó: “a pesar de no ser creyente, agradezco cada cadena de oración y prometí asistir a la iglesia de cada uno para agradecer el milagro, si llegara a ocurrir”. Firme junto a la actividad que le requirió toda su energía en cada carnaval todos estos años, concluyó “el mensaje es seguir trabajando por un buen carnaval”.

Acompañamos a la querida Mary desde nuestro lugar y deseamos su pronta recuperación para abrazarla pronto entre nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.