Mercedes Sosa cumpliría hoy 85 años.-

0
112

La Negra nació el 9 de julio de 1935 en Tucumán. Una artista única que con su voz encantó al mundo. Su amplitud musical la llevó a compartir escenario y estudios con figuras del rock nacional. También influyó a nuevos artistas que brillan por Latinoamérica y el mundo.

«Yo no me enamoro de las canciones como se puede enamorar de un hombre. Yo nunca pensé en cantar para vivir, nunca», describió Mercedes Sosa su pasión. Un símbolo de la música nacional. Una de las grandes voces que llegaron al mundo, cargada de emoción, y una sensibilidad especial.

A lo largo de su carrera, Mercedes Sosa se transformó en una suerte de madre artística para artistas de otros géneros como Charly GarcíaFito Páez, y León Gieco, entre otros.

Esa voz prodigiosa, a poco más de 10 años de su partida, conmueve a una generación de nuevas figuras, de otros géneros, que reconocen su influencia.

Carlos Rivera, figura de la música latina, recordó la importancia de las canciones de Mercedes. «Desde muy chico me interesó descubrir nuevos artistas. Era inquieto y quería ir más allá de lo que se escuchaba en las radios. Mi papá tenía un cassette de trovadores y había una canción de Mercedes Sosa. Recuerdo que cuando escuchaba el bombo me llegaba al corazón», sostuvo el cantante mexicano. «La empecé a escuchar y a descubrirla y me encantó».

La cantante vivió el exilio en carne propia. A mediados de los ’70, recibió amenazas que la llevaron a transitar un camino de angustia. En octubre de 1978, en un show en La Plata, Mercedes Sosa fue detenida por cantar canciones prohibidas. El 2 de febrero de 1979 dejó su querido país para buscar refugio en escenarios de otras latitudes.

Su carrera siguió en Europa. La magia de su voz no fue un impedimento para la barrera del idioma. Con su talento cautivó a multitudes en distintos escenarios de Italia, Francia o Alemania.

Nunca olvidó su lugar de origen. Más allá de las presiones, regresó en 1982 -en dictadura- para un show en el Teatro Ópera. Una sala colmada esperaba por volver a verla. En aquella noche, que quedó en la historia, estuvo acompañada por una banda formada por Omar Espinoza (guitarra y charango), Castiñeira de Dios (guitarra y bajo), y Domingo Cura (percusión). Pasaron varios invitados como Antonio Tarragó Ros, Ariel Ramírez, Raúl Barboza, León Gieco, Rodolfo Mederos y Charly García, a quien conocía desde chico.

Su interés por apoyar y acompañar a jóvenes colegas fue una de sus mayores características. Con el regreso de la democracia, ya instalada en la Argentina, la cantante le prestó atención al fenómeno del rock nacional. Encontró un potencial muy en artistas como García, Fito Páez y León Gieco, entre otros. Los invitó a compartir escenarios. Todo dentro de un marco de admiración mutua.

Mercedes conoció al exSerú Girán cuando era un chico, en una época a daba que hablar en el piano. Aquel primer encuentro fue en la casa familiar del rockero. El nexo fue la madre del artista, Carmen Moreno, quien era productora de radio en el programa Folklorísimo. Eran muy frecuentes las reuniones en su casa, con la presencia de las grandes figuras del folclore, y por supuesto no faltaba Charly.

Según escribió Sergio Marchi en su libro No digas nada – Una vida de Charly García, Mercedes le contó por lo bajo a Ariel Ramírez en uno de esos encuentros: «Este chico es como Chopin». La Negra quedó sorprendida con el talento de ese pibe en el piano. Le vio un gran futuro en la música.

Esa relación fraternal quedó marcada cuando la artista lo invitó a su show, en 1997, del Festival de Folclore de Cosquín. Fueron varios los que se molestaron con su presencia. Veían al rockero como una persona que no era un buen ejemplo para la juventud. Según publicó la agencia Telam, aquella edición fue la más concurrida de la historia del festival.

García subió para acompañarla en «Rezo por voz«, «De mí» e «Inconsciente colectivo». La despedida fue con el «Himno Nacional Argentino», en la versión rockera. Mercedes hablaba ante la prensa de una campaña «anti Charly» montada por «los dinosaurios».

«La Negra es como un general de las cosas buenas y a esa gente uno obedece», contó García, en un ensayo antes de participar del festival cordobés. «Me están requiriendo de diferentes ámbitos y soy una especie de puente de distintas cosas», agregó el artista.

Fuente: tn.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.