«Mi hijo está enfermo, necesita rehabilitación, preso no puede recibir tratamiento».-

0
4473

«Maxi me necesita hoy más que nunca. Mi hijo está enfermo, necesita rehabilitación, preso no puede recibir tratamiento» expresó Mariela, la mamá de Maxi Rule, quien este viernes convocó a Convergencias para contar la otra parte de un hecho que fue noticia la última semana de marzo de 2021 cuando su hijo de 18 años de edad fue privado de la libertad tras sacar el automóvil familiar con el que chocó contra un cantero por lo que luego se dio una situación en la que el joven la agredió.

«Mi hijo no tenía noción de los que estaba haciendo porque había consumido pastillas con alcohol. Los análisis que le hicieron en el hospital son prueba de eso. Hemos vivido antes otras situaciones dramáticas cuando se ha intentado quitar la vida. Todos los que tenemos este drama inmanejable sabemos la impotencia que se siente, nada alcanza. Las autoridades del colegio, los médicos, todos saben cuál es la situación de Maxi. Él no puso voluntad para tratarse porque está enfermo y tiene malas juntas que lo llevan a consumir de nuevo. Actúa y no sabe lo que hace» contó Mariela quien no advirtió cuando su hijo comenzó a consumir y cuando se dieron cuenta era «inmanejable la situación».

A la entrevista se sumó posteriormente el padre de Maxi, quebrado por la situación pero no quiso agregar nada. La infancia de Maxi, el vínculo con sus padres y hermanos, el colegio, fueron algunos de los temas que fuimos recorriendo en la charla en la que Mariela tomó la iniciativa de contar el drama que atraviesan.

El relato de la mujer es desgarrador. Quien tiene conciencia y magnitud de lo que significa el consumo problemático de sustancias entiende lo que Mariela dice «La Jueza de Paz resolvió la restricción de todo contacto con Maxi. No puedo hablarle, ni verlo, nada. No entiendo mucho, pero acá cuando vino la policía me dijo que hiciera la denuncia, nunca imaginamos que esto iba a terminar así. Mi hijo tiene que hacer un tratamiento de rehabilitación y ya conseguimos un lugar. Ahí es donde tiene que estar no en una cárcel donde lo pueden llevan si confirman la prisión preventiva».

«La Defensoría oficial no nos dice mucho. Le dicen a mi marido que llame, pero cuando llama le dicen que no hay novedades y le cortan. Nunca pasamos por esto», refiere Mariela.

Le preguntamos a Mariela sobre la situación de violencia que se dio la noche antes del choque con su ex novia «Lo que te puedo decir es que ella era como una hija más acá en casa. Hace aproximadamente tres años que van y vienen. Cuando una persona consume hace cualquier cosa y no tiene registro de lo que hace. Y eso pasa con Maxi. Él necesita ayuda, necesita tratamiento, nos necesita a nosotros su familia y me necesita a mi más que nunca».

«Solo se dio a conocer una campana de lo que había pasado. Lo que vivimos nosotros también quiero que se sepa para que las autoridades no lo desconozcan pero también para que se hable del tema», expresó Mariela en referencia al consumo problemático de sustancias, la violencia que trae de por si aparejada así como la incursión en el delito, de lo que poco se habla y sin embargo las consecuencias todos los días están expuestas delante de los ojos de todos.

«Mi hijo en la cárcel no se va a curar. Es la primera vez que está detenido. Necesita ayuda, necesitamos ayuda», expresó

En este como en tantos otros casos de consumo problemático de sustancias, nadie advierte a tiempo para tomar con determinación la decisión de pedir ayuda. Otras tantas veces la ayuda es insuficiente porque se convierte en una gota de agua en el mar, que es lo que representan muchos organismos que deberían intervenir a tiempo, con sello, estructura y presupuesto.

Este joven ha realizado los acciones reprochables según el marco jurídico vigente, y estas se han dado en situación de consumo, no porque sea un delincuente. No está bien lo que hizo, pero está enfermo. Entonces quizá lo que debiéramos preguntarnos es ¿atacamos la causa que es el consumo o simplemente se lo priva de la libertad mientras quienes comercializan estupefacientes siguen en las calles? Por otra parte, la prisión preventiva es una facultad de la jueza que en un delito excarcelable puede ser revocada y, que en caso de no serlo, bien puede tomar una decisión acorde a los hechos y autorizar el traslado a un centro de rehabilitación y tratamiento.

También destacar en este caso que esta familia, que aquí existe conformada de manera convencional pero que en tantísimos casos no está, de ninguna forma, ha tenido la valentía de contarlo para que los que no lo saben lo conozcan, para que los que ahora lo saben lo puedan evitar. Principalmente lo que ha hecho público es un pedido de ayuda y expuesto en carne viva el tremendo drama que representa el consumo problemática de sustancias en los jóvenes.

Saladillo, 10 de abril de 2021.-

Graciela E. Achabal – Convergencias –

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.