Olavarría: según un informe el agua del Arroyo Tapalqué no sería apta para el uso recreativo.-

0
292

Según los resultados de un informe realizado con el agua del arroyo Tapalqué en su paso por Olavarría, la prohibición del uso recreativo debería seguir vigente ya que dicho curso de agua presenta variaciones en el contenido de bacterias fecales que hasta que no se determine las causas no sería aconsejable que se levante la prohibición para el uso recreativo por contacto directo. El debate se plantea en torno a la necesidad de contar con espejos de agua habilitados y la salud de la población.-

Si bien hay análisis desde hace muchos años, en el 2017 la Facultad de Ingeniería (FIO) junto a la Municipalidad de Olavarría, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), y el municipio de Tapalqué, trabajan en conjunto para monitorear la calidad del arroyo en toda su extensión. De estos análisis también participó al principio el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

En la FIO se realizan los análisis fisicoquímiocs y están a cargo de Viviana Colasurdo, profesora en física y química, especialista en enseñanza de las ciencias experimentales; y Melisa Glok Galli, geóloga y especialista en aguas subterráneas.

“A un cuerpo de agua hay que analizarlo todo el tiempo, porque es muy cambiante”, sostuvo Colasurdo. “Porque depende del tiempo meteorológico, de la acción del hombre. Nosotros decidimos hacer un muestreo estacional y analizar, de acuerdo al equipamiento y presupuesto disponible, el estudio fisicoquímico general y un bacteriológico. Tomamos 11 puntos de muestreo, desde Querandíes hasta Tapalqué”, especificó.

Los estudios se extendieron durante 2018 y 2019, y está previsto retomarlos en marzo próximo. En Ingeniería se realizaron los análisis fisicoquímicos, que determinan la presencia de calcio, magnesio, sodio, potasio, cloruros, nitratos, nitritos, amonio, fluoruros, sulfatos, pH, alcalinidad, y oxígeno disuelto. “Fisicoquímicamente el arroyo se comporta constante -resumió la profesora-, la gran mayoría cumple con los niveles aceptables para el uso recretivo, aunque hay muchas variaciones en el contenido bacteriológico”.

No apto

Las determinaciones bacteriológicas son las que marcan que la calidad del agua no es apta para el uso recreativo. En estos análisis, que están a cargo del laboratorio de Bromatología de la Municipalidad, se detectó la presencia de bacterias fecales coliformes, entre ellas la Escherichia coli. Este tipo de bacterias se encuentra en grandes cantidades en los intestinos de las personas y los animales de sangre caliente. Colasurdo indicó, sobre los coliformes, que el estudio es cuantitativo, sobre la Escherichia solo se determina si hay presencia o no.

Otro trabajo fue establecer qué niveles de bacterias son los permitidos para un uso recreativo. “Argentina no tiene determinados límites ni niveles guía para uso recreativo de cuerpos de agua”, sostuvo la especialista. “Entonces nosotros decidimos elaborar una tabla de referencia en función de lo que propone la Organización Mundial de la Salud, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), organismos de Brasil y Canadá, así como la Organización Panamericana de la Salud. Con todo, definimos que un nivel aceptable son 1000 unidades de Coliformes fecales por cada 100 mililitros de agua”.

El origen

La clase de estudios realizados sobre el agua del arroyo no permite determinar si las bacterias fecales son de origen animal o humano. “No sabemos si son de animales, si hay ganado cerca del arroyo, si son perros, pájaros, si existen descargas clandestinas de materia fecal humana. No lo sabemos”, subrayó la especialista.

Para detectar el origen de las bacterias “se necesita decisión política, insumos, y presupuesto. Se necesitaría contar con más materiales y personal para poder determinar con más precisión el origen de los contaminantes del agua, y de esa forma articular una intervención adecuada”, precisó.

Los profesionales involucrados en estos análisis están realizando un trabajo estadístico con los datos bacteriológicos, para aumentar la cantidad de mediciones y así obtener un promedio mensual, y de esa forma tener más referencias sobre la presencia de bacterias fecales en el agua. Sin embargo, estos datos no abordan la problemática asociada al origen de las bacterias.

Con condiciones

Viviana Colasurdo entiende que la medida oficial de prohibir el uso recreativo, con las condiciones actuales del agua del arroyo, está bien. Mientras no se ataquen las causas que contaminan el arroyo, la medida responde a una cuestión de salud pública.

Las catacterísticas del agua del arroyo son diversas en toda su extensión. En el balneario de Azul, por ejemplo, se hacen análisis periodicos sobre la calidad del agua y se toman medidas en función de los resultados. Con ese ejemplo, “se deberían hacer exámenes más regulares y, si en un determinado lapso de tiempo los niveles son aceptables para el uso recreativo, habilitar zonas específicas en Olavarría, con todas las medidas de seguridad, pero con controles permanentes sobre la calidad del agua. Sería una habilitación con condiciones, según el día”, expuso.

Además, continuó Colasurdo, se precisa del trabajo interdisciplinario de otros profesionales como por ejemplo infectólogos, que expliquen cómo afecta el posible contacto o la ingesta de agua contaminada. Y concientizar a la población que ésta es la realidad actual, al menos para los lugares recreativos en Olavarría”.

En estos dos años de trabajo, los especialistas de cada institución involucrada realizaron dos informes completos con las tareas realizadas por cada parte, con los resultados de los análisis, así como las consideraciones a discutir.

Información, análisis, investigación, control, y decisión política. Un debate latente en torno al uso del arroyo que pasa por el corazón de la ciudad, pero que solo permite contemplarlo.

Fuente: FIO / olavarrianoticias.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.