¿Quien es el dueño del frigorífico de Saladillo?

0
4462

La situación de los trabajadores del frigorífico de Saladillo tomó trascendencia pública hace pocos meses atrás, pero para las más de 60 familias que se encuentran vinculadas al matadero local la precarización laboral y los reiterados incumplimientos a la legislación vigente es bastante más antigua y da cuenta de años de abandono e inacción por parte de los organismos de control. Pero existe otra situación no menos trascendente que es quien es el propietario del matadero saladillense.

El Frigorífico Regional Saladillo pertenecía al Municipio de Saladillo, vale decir, era propiedad del estado municipal, que a través de concesiones garantizaba la explotación del mismo.

Ahora bien, ¿cómo pasa el frigorífico del estado municipal al grupo Cortese?

Nuestro medio de comunicación viene realizando una investigación periodística desde hace varios meses sobre esta situación sin que haya resultado fácil el acceso a la información.

Hemos podido corroborar la existencia de un documento privado suscripto el 23 de diciembre de 1985 a través de escritura pública Nº241 en el cual el figura en forma personal el nombre del intendente Francisco Ferro que vende el Frigorífico a la firma Carnicerías Integradas S.A. del grupo que preside el empresario Julio Carlos Cortese. La situación jurídica y económica de dicha sociedad, además de otro dibujo, es un misterio.-

Lo llamativo es que es dicho instrumento no existen mención alguna que que dicho acto haya sido autorizado por el Concejo Deliberante de Saladillo en uso de sus facultades ni tampoco hemos podido encontrar la convocatoria a subasta pública tal como lo indica la ley orgánica de las municipalidades para disponer de los bienes del estado municipal. ¿De dónde surgió entonces el nombre de fantasía de Frigorífico Regional Saladillo?

De ahí hasta las décadas de vía libre en las condiciones irrisorias que regían las relaciones laborales desconciertan los silencios, las complicidades y omisiones de control alguno en un proceso que hoy pone en vilo la vida de más de 60 familias porque quien aparecía como un posible comprador de la supuesta Sociedad Anónima Carnicerías Integradas, descartar de plano la posibilidad de hacerse cargo del matadero de Saladillo.

Esperamos poder acceder a la información que debería ser pública pendiente sobre el proceso de cómo habría pasado la propiedad del matadero municipal a una empresa privada, si es que lo que se ha realizado es jurídicamente válido. Por otra parte, con respecto a las familias que han sostenido este matadero por años, y a sus trabajadores en general que se encuentran vinculados y hace meses que no perciben sus salarios, resultaría imprescindible que desde el estado se ponga los pantalones largos y limite las maniobras fraudulentas que ya se sabe que tienen un único beneficiario-

Graciela E. Achabal, 17 de octubre de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.