Quién es el nieto recuperado 130.-

    0
    65

    Abuelas de Plaza de Mayo , la organización de derechos humanos que lideraEstela de Carlotto , presentó al nieto 130.

    «Javier Matías Darroux Mijalchuck conoció su origen y hoy las Abuelas le damos esta enorme bienvenida para restituirle su derecho a la identidad y contribuir a la reconstrucción de su historia», dijo Carlotto en la conferencia de prensa en la que se anunció la identidad del nuevo nieto recuperado.

    Javier Matías Darroux Mijalchuk es hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, ambos desaparecidos en diciembre de 1977.

    «Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar la búsqueda de su hermano o hermana, ya que Elena estaba embarazada de dos meses», explicó la presidenta de Abuelas.

    Javier Matías primero agradeció a los que contribuyeron para que pudiera recuperar su identidad. «Yo estaba bien con quien era y no me interesaba entrar en una búsqueda con resultado incierto, fue recién a fines de 2006 que me di cuenta de que había mucho egoísmo de mi postura. Tenía que ser consciente de que del otro lado podía estar buscándome un hermano, un tío, una abuela», dijo.

    Luego hizo una mención especial a su tío Roberto, «que durante 40 años nunca bajó los brazos ni perdió la esperanza». En 1999, Roberto Mijalchuk denunció la desaparición de su hermana embarazada, su cuñado y su sobrino. Así se abrió un nuevo legajo de una mujer embarazada desaparecida en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI) y otro en la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).

    Roberto dejó como contacto un teléfono de línea que nunca dio de baja, esperando recibir alguna vez alguna noticia. Mientras tanto, las familias Mijalchuk y Darroux fueron incorporando sus muestras al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG). La última muestra, la de su abuela paterna, Natividad Arelano Venturelli, junto a la ampliación de los marcadores analizados por el BNDG, permitió la identificación de Javier Matías.

    Gracias al trabajo conjunto de Abuelas, la CONADI y el BNDG, Javier Matías pudo encontrarse con su familia, saber su origen biológico e iniciar otra búsqueda -la de su hermano o hermana-, ya que al momento de la desaparición, Elena -su madre- estaba embarazada de dos meses.

    La búsqueda

    Un joven con dudas sobre su identidad se acercó a la filial de Abuelas Córdoba. Él siempre supo que no era hijo de quienes lo criaron y su expediente de adopción consignaba que había sido encontrado por una mujer la noche del 27 de diciembre de 1977. Fue en la intersección de Ramallo y Grecia, a tres cuadras de la ESMA, cerca de donde esa misma madrugada Elena Mijalchuk fue vista con su bebé por última vez. Por disposición de la justicia, el bebé fue entregado en guarda para adopción a un matrimonio, con quienes se crió en la Ciudad de Buenos Aires. El muchacho se mudó a Córdoba, en 1999, y allí inició su búsqueda. Paralelamente, en Abuelas Capital se habían recibido denuncias sobre un joven presuntamente hijo de desaparecidos, que fueron incorporadas al caso para su investigación.

    En octubre de 2016, el Banco informó que el perfil del hombre coincidía con el de la familia Darroux Mijalchuk, pero las causas de desaparición de sus padres aún continuaban indeterminadas. CONADI derivó el caso a la Unidad Fiscal que profundizó la investigación y luego la presentó ante la justicia federal, donde hasta hoy se siguen recabando datos y testimonios.

    El tío Roberto Mijalchuk recibió el llamado tan esperado a ese teléfono fijo que nunca había dado de baja. La CONADI le comunicó que había encontrado a su sobrino y que podían reunirse. Matías Javier Darroux Mijalchuk conoció su origen y hoy puede comenzar a reconstruir su historia.

    Fuente: LaNación.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.