Se inauguró el primer tambo ovino en Saladillo.-

0
145

En el marco de las jornadas «Escuelagro», este jueves 11 de abril se realizó la inauguración del tambo ovino en el Centro de Formación Rural masculino de Saladillo. Dicho emprendimiento está a cargo de Braian Chourrut Ceceri, ex alumno del establecimiento.

La iniciativa comenzó en el marco curricular del CFR, con alumnos de tercer año los proyectos agroindustriales. Braian ya venia trabajando en el sector ovino y decidió participar en el programa en la Exposición de Palermo donde obtuvieron el premio, que indica que fue el impulso para poner en marcha el proyecto que comenzaran con diez animales.

Jorge Srodek, jefe de gabinete del Ministerio de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires y, Santiago Hardie Secretario de Agricultura familiar, coordinación y desarrollo territorial del Ministerio de Agroindustria de la Nación, participaron de esta tercera edición de «Escuelagro» que por primera vez se realizó en Saladillo, en el Centro de Formación Rural masculino.-

El tambo ovino es una actividad relativamente nueva para Argentina, a diferencia de lo que ocurre en países europeos, asiáticos y africanos, donde ésta es milenaria. Se sabe que los inmigrantes la introdujeron aquí siguiendo con sus costumbres, sin embargo en la actualidad no quedan rastros de esos emprendimientos. Se podría establecer como fecha de inicio y continuidad de la misma: 1982, cuando comenzó en «El Bolsón» Pcia. de Río Negro el ordeñe de ovinos lecheros, en el tambo «Belvedere», propiedad de un productor de origen italiano (al presente ha cambiado de dueños). Para la Provincia de Buenos Aires, donde se encuentra el mayor número de establecimientos (50%), la actividad tuvo su auge a principios de los años ’90, en aquel momento fueron varios los especialistas europeos que brindaron asesoramiento tanto en las técnicas de producción como en los procesos de elaboración de quesos. Diversas instituciones ( INTA, Universidades, Asociaciones) realizaron gran parte de la difusión. Excepto aquellos inmigrantes antes mencionados que realizaban el ordeño en forma manual, en la actualidad la mayoría lo realiza de manera mecánica. En un principio, los costos de los implementos para los tambos y las queserías fueron muy elevados, debido a la falta de empresas que trabajaran con equipos para ovinos o caprinos, pero eso ha variado con el correr de los años en que fueron más los que invirtieron. Para analizar la situación actual del sector, se ha realizado un relevamiento de los tambos ovinos en el país llevado a cabo por la Cátedra de Ovinos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNLZ durante el segundo semestre del 2002. Para ello se recurrió a las direcciones con las que contaba AAPAQO (Asociación Argentina de Productores Artesanales de Quesos de Oveja), la Facultad, comunicaciones con diversas Estaciones Experimentales de INTA, SENASA, Gobiernos Provinciales y algunas Universidades. A su vez, a cada entrevistado se le solicitó información de su zona.

En el año 2002 en el marco del trabajo realizado por la Cátedra de Ovinos – Facultad de Ciencias Agrarias – Universidad Nacional de Lomas de Zamora y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, SAGPyA. en el que en 2005 se relevaron 56 tambos distribuidos en las Provincias de: Salta (2), Catamarca (1), Córdoba (1), Entre Ríos (1), San Juan (1), Buenos Aires (28), La Pampa (1), Neuquén (4), Río Negro (3), Chubut (10), Santa Cruz (2) y Tierra del Fuego (2). Del total de tambos mencionados nos falta la información completa de: 2 de Salta, 4 de Buenos Aires, 4 de Neuquén y 2 de Río Negro. Dentro del total de establecimientos, existen dos cuencas lecheras, una ubicada en Trelew, Pcia. de Chubut y otra en Las Flores, Pcia. de Buenos Aires. En ambos casos la información fue provista por quienes los nuclearon, faltándonos algunos datos individuales. Tal como se comentó en el informe anterior, el crecimiento de la actividad en el país es paulatino, han entrado productores nuevos, por ejemplo en Las Flores, Sierra de los Padres, Capilla del Señor y Coronel Vidal; y han cerrado otros, como los de Bragado, Santa Clara del Mar, Azul, Benito Juárez en la Provincia de Buenos Aires y en Corrientes, en Curuzú Cuatiá. A través de los siguientes gráficos se puede observar cómo están distribuidos los tambos en el país y la evolución de la actividad en el tiempo.

Las razas netamente lecheras importadas con las que contamos en el país son: la Frisona o Milchschaf, raza de mayor producción de leche individual (originaria de Alemania) y la Manchega, adaptada a regiones áridas (originaria de España). Desde 1991 se encuentra cerrada la importación de ovinos desde Europa, Asia y África por lo tanto la cantidad de vientres especializados es relativamente escasa. En INTA Anguil de La Pampa, han desarrollado una raza denominada «Pampinta» (75% Frisona y 25% Corriedale) con buenos rindes lecheros y carniceros, adaptada a regiones similares a las de su lugar de formación. Los planteles en los establecimientos están compuestos principalmente por cruzas, en diferentes etapas de absorción; de madres Corriedale, Merino, Romney Marsh y otros sin raza definida con padres Frisones; hay algunos que trabajan únicamente con Pampinta. En Catamarca con Manchega y en Trelew, Chubut, utilizan también la raza Texel para los cruzamientos.

A continuación compartimos el video de la inauguración y los detalles del emprendimiento en el CFR de Saladillo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.