Según la UCA, el 62% de los hogares del Conurbano bonaerense perdió ingresos y el 45% no llega a fin de mes.-

0
202

En plena cuarentena, las familias perdieron recursos y se deterioró su calidad de vida.

El 62% de los hogares en el Conurbano bonaerense experimentaron una caída de sus ingresos como consecuencia del parate económico de la cuarentena. El 45%, además, afirmó no llegar a cubrir sus gastos mensuales, según un informe de la Universidad Católica Argentina.

La UCA realizó una encuesta para medir el impacto económico del aislamiento social obligatorio en hogares del Área Metropolitana de Buenos Aires. El estudio concluyó que la crisis sanitaria provocará «un aumento tanto de la pobreza estructural como de la pobreza por ingresos«, afirmaron.

La casa de estudios decidió no realizar una medición de pobreza por ingresos como suele hacer periódicamente. «La estimación de la pobreza se resiente en términos de validez y fiabilidad por la brusca y extendida caída tanto de la oferta como de la demanda de bienes y servicios», explicó la UCA.

Por eso, consideró, «resulta más apropiado utilizar una batería de indicadores alternativos para la medición de las capacidades familiares de subsistencia y de desarrollo humano en el actual contexto de cuarentena preventiva».

Una de las mediciones alternativas elegido por la UCA fue el de la caída de ingresos. En ese sentido, el muestreo reflejó que el 62,7% de los hogares del Conurbano bonaerense declaró haber tenido una contracción de sus ingresos durante la cuarentena. Uno de cada cinco dijo que esa contracción salarial fue mayor al 50%. En la Ciudad de Buenos Aires el porcentaje de familias que afrontó un recorte en su remuneración fue de 43%.

En términos generales, solo un 5,3% de la población del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) tuvo un incremento de ingresos. Observando en detalle, el estudio de la UCA mostró que el estrato social en que más hogares tuvieron una suba salarial fue el de los trabajadores marginales (11,1%).

Ese dato reflejaría así el impacto positivo del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) de $10.000 que paga Anses a desocupados, empleados no registrados, trabajadores de casas particulares, entre otros sectores vulnerables.

Otro indicador alternativo a la medición de la pobreza utilizado por la UCA fue el de la percepción subjetiva de ingresos. Los encuestadores preguntaron a los hogares si consideraban que su remuneración le alcanza para cubrir sus gastos mensuales.

A nivel metropolitano, el 38,2% contestó que no es suficiente. En el Conurbano bonaerense solo ese porcentaje asciende al 45,5%. Considerando solo a los trabajadores marginales, es de 54,8%. Apenas a un 11% de la población total del AMBA le queda margen de ahorro.

Fuente: tn.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.