Sin culpables: perdió la tarjeta de débito y realizaron varias compras usurpando identidad, a dos años del hecho la causa fue archivada.-

0
331

Susana es docente. El 5 de septiembre de 2018 por la mañana perdió su tarjeta de débito al salir del cajero del Banco Provincia de la sucursal Saladillo. Advirtió la situación cuando llegó a su trabajo y chequeó por home banking los últimos movimientos ya que ese día en que había cobrado el sueldo había pagado varias facturas de servicios en el cajero automático. Allí vio que figuraban varias compras realizadas en comercios de Saladillo en el interin desde que había estado en el banco hasta que llegó a la escuela donde presta funciones y abrió su cuenta.

«A las 8:30 ya estaban comprando con mi tarjeta. Para las 10 de la mañana ya habían comprado en cinco negocios. De alguno de esos negocios era clienta habitual, como en Cutralcó donde hicieron la primera compra, es decir, me conocían en los comercios. No sé como les pudieron cobrar sin mi documentos. Hasta me da a pensar si no hay cierto delito compartido. Me hace mucho ruido eso también», expresó Susana en dialogo con Convergencias.

El día que Susana advirtió que perdió la tarjeta y que alguien estaba haciendo compras con ella, pidió autorización y se dirigió a radicar la denuncia ya que otra persona estaba utilizando su tarjeta de débito. Ella sólo había perdido la tarjeta de débito ya que al DNI lo tenía en su poder, con lo cual en los comercios donde se registraron las ventas por más de $13.000 «Menos mal que me di cuenta enseguida porque todos los meses hago lo mismo, sino me usaban todo el sueldo. Tenía bastante dinero en la cuenta. Es verdad que lo hago apurada porque siempre lo hago antes de entrar al trabajo».

«Puede ser una causa menor al lado de otras más graves que suceden. Pero también pienso que ni siquiera llamaron a declarar a los dueños de los comercios. Yo hice un recorrido y en los comercios a mi me dijeron que reconocían a las personas que compraron. Es decir, sabían que alguien había ido con mi tarjeta».

«Es terrible que usen tu identidad. En ese momento me sentí muy mal. Como tenía un seguro pude recuperar el dinero. Pero hubo un delito y es que alguien se hizo pasar por mi persona para usar una tarjeta que encontró. Eso configura el delito de estafa y usurpación de identidad, pero para la Justicia de Saladillo parece que no pasó nada», concluyó Susana Alberti decepcionada con la actuación de la Justicia local tras la notificación que le llegó días atrás en la cual le informaron que resolución en la que se dispuso que la ausa IPP Nro. 1625/2018 caratulada «S / Estafa – Denunciante Susana Alberti» será archivada.-

Saladillo, 5 de julio de 2020.-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.