Sin la oposición, el Senado aprobó la remoción de los jueces que investigan causas de corrupción.-

0
237

Con 41 votos afirmativos y ninguno en contra, resolvió que los magistrados Bruglia, Bertuzzi y Castelli vuelvan a sus puestos de origen. Expectativa por el accionar de la Corte Suprema.

El oficialismo en el Senado aprobó este miércoles la remoción de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi y del juez Germán Castelli, que investigan causas de corrupción que involucran a la vicepresidenta Cristina Kirchner. Previo al debate, Juntos por el Cambio participó de la votación de la primera orden del día, referida a la prórroga de las sesiones virtuales. Sin embargo, se retiró del encuentro inmediatamente después para no convalidar el desplazamiento de los magistrados.

La audiencia requerida por el oficialismo empezó alrededor de las 14.30 con un cruce entre Martín Lousteau y Cristina Kirchner por el tiempo de exposición. Tuvo como primer tema la extensión de las sesiones parlamentarias remotas, que fueron refrendadas por el Frente de Todos a pesar del rechazo de Juntos por el Cambio.

No obstante, el análisis más relevante de la tarde fue el del dictamen que rechazaba el traslado de los jueces durante el gobierno de Mauricio Macri, con el argumento de que no cumplieron con una serie de requisitos.

El debate se “allanó” el martes, luego de que la Corte Suprema de Justicia rechazara resolver de manera urgente el pedido de los camaristas Bertuzzi y Bruglia, que habían pedido su “inmediata intervención” ante la posibilidad de ser removidos. El máximo tribunal dijo que tiene presente su solicitud, pero que esperaría a conocer el resultado de la sesión en el Senado para expedirse al respecto. Ahora, el foco de atención volvió a estar sobre el accionar de la Corte.

Tras la aprobación de su remoción por parte de la Cámara alta, el presidente Alberto Fernández deberá determinar su regreso a los tribunales de origen, pero una decisión de la Corte podría cambiarlo todo.

La discusión

El oficialismo cuestiona el traslado de un total de diez jueces durante la gestión de Cambiemos, al argumentar que se decidieron sin cumplir una serie de requisitos necesarios. Entienden que no se respetaron las jurisdicciones, las competencias ni las jerarquías, y que faltó la aprobación del Senado.

Para la oposición, se trata de una maniobra de “impunidad”, ya que los camaristas habían fallado contra Cristina Kirchner y porque Castelli debía juzgarla en el caso de los Cuadernos de las Coimas.

Bruglia y Bertuzzi integraban un Tribunal Oral Federal en Comodoro Py y durante la gestión de Macri fueron trasladados para cubrir dos vacantes en la Cámara Federal porteña, que actúa como primera instancia de revisión de todas las decisiones de los doce juzgados de instrucción. Entre otros delitos federales, estos juzgados tramitan causas por corrupción en la función pública, narcotráfico y trata de personas.

Por su parte Castelli pasó de un tribunal oral de San Martín a uno oral federal de la Capital. Integra el TOF 7, que juzgará a Cristina Kirchner por la causa de los cuadernos de las coimas.

Si me quieren sacar que lo hagan a empujones, delante de la gente”, planteó el juez Castelli. A su vez, cuestionó que “todo el aparato estatal está puesto en desplazarlo de manera ilegal de su cargo” y calificó como “una vergüenza” la medida que impulsa el Gobierno.

La semana pasada, la Comisión de Acuerdos del Senado dictaminó que los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi y el juez Germán Castelli debían volver a sus puestos de origen y dejar de ese modo los tribunales en donde en los últimos años intervinieron en causas de corrupción que investigan a la hoy vicepresidenta.

Fuente: tn.com.ar


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.