«Un nuevo contrato social con todas y todos» la primera propuesta de campaña de Cristina Fernández.

0
159



La Feria del Libro fue el lugar que eligió Cristina Fernández para realizar el primer acto político en 2019.

La definición más importante «Un nuevo contrato social con todas y todos» no es ni más ni menos que la primera propuesta de campaña para salir del «caos» y del momento actual «muy difícil», » muy especial» en el que indicó que la política y la económica no deberían tener patrones de imprevisión.-

Para ratificarlo expresó: » En épocas de discursos de unidad y de grandes acuerdos, nadie puede estar en desacuerdo con estos enunciados, pero va a ser necesario algo más. con metas cuantificables y exigibles» y citó el pacto social de Perón planteado en el discurso del 12 de junio de 1974.

Hizó un guiño y elogió al país del norte al que llamó a imitar, y remarcó el aumento en el actual gobierno de los planes sociales. No habló de Venezuela, ni hizo referencia a ninguna cuestión judicial, así como tampoco mencionó una palabra sobre el ataque al legislador nacional Héctor Olivares y al asesinato de su asesor Miguel Yadón en la Plaza del Congreso, uno de los hechos violentos más conmocionantes desde el retorno de la democracia.

Cristina definió su libro como el aporte que puede realizar como un instrumento de discusión para las argentinas y argentinos «Lo que decimos ahí, no es teoría es práctica y experiencia dura y dolorosa, con aciertos y con errores, pero con la convicción de estar haciendo lo mejor» y agregó «no creo en las sociedades maravillosas y perfectas, sino un reflejo arriba de los que hay abajo» por lo cual interpeló a la sociedad y a la dirigencia y definió que los jóvenes son su gran apuesta y esperanza.

En el único instante que casi volvió a ser la Cristina que conocíamos fue cuando reafirmó la dicotomía y definió «no creo en los neutrales, no soy neutral» afirmación que pusieron en práctica integrantes del público hacia periodistas y trabajadores de los medios de comunicación que no consideraban «afines «.

Con dominio del escenario, dejó concluir sus ideas un par de veces con el canto de su público «vamos a volver, vamos a volver».

El papel de los medios estuvo presente en el discurso y en la organización, protagónico, «nos movemos a partir de la información que contamos o que creemos contar o la que nos quieren contar». en la organización porque por primera vez en la Feria hubo periodistas con acreditación especial para ingresar a la presentación, el resto hizo su trabajo desde afuera.

Se la escuchó más serena, sin el tono de reto que habitualmente le quiebra la voz; sonrió varias veces y preguntó por el tiempo de su alocución para no aburrir. Un discurso con muchos matices, dominando las variantes de la razonabilidad y la emotividad con una precisión calibrada en cada detalle.

Comenzó la presentación con los agradecimientos y fue encaminando el cierre apelando a la emoción. Así citó el motivo de la fecha elegida: «el 9 de mayo hace 44 años que en La Plata en el registro civil de la calle 41, Néstor y yo nos casamos» y se refirió una vez más a Alberto Fernandez, quien le sugirió escribir el libro porque estaba indignado con lo que se escribía de ellos.

Todos los dirigentes y referentes del Partido Justicialista y de unidad Ciudadana extasiados la miraban, encolumnados ya tras su halo que hará pasar desapercibida la incapacidad de formar nuevos liderazgos y alternativas de gobierno en el amplio espectro del peronismo.

Así fue el acto en el que Cristina volvió, brillando y por la alfombra roja que le extendió el mejor equipo que tuvo la Argentina que reaccionó tarde porque miró desde una jirafa y actuó sin autocrítica, entre otras cosas.

Graciela Achabal, 9 de mayo de 2019.-

Foto de portada: NA

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.