Una infancia humilde y una vida marcada por el sacrificio: la historia de la pediatra que murió de coronavirus en La Rioja.-

0
640

Liliana del Carmen Ruiz tenía 52 años. Estaba casada y tenía dos hijos. Contrajo dengue y luego le diagnosticaron Covid-19. Fue el primer caso de su provincia.

La noticia del fallecimiento de la pediatra Liliana del Carmen Ruiz sacudió a La Rioja. Fue el primer caso positivo de coronavirus de la provincia y, además, la primera muerte. “El COVID-19 ya está entre nosotros. No esperábamos que llegara de esta manera. Estamos consternados, muy dolidos”, explicó a Infobae el doctor Rolando Agüero, titular de Asociación de Profesionales de la Salud (APROSLAR).

Liliana tenía 52 años, padecía celiaquía y artritis reumatoidea. Trabajaba en el Hospital Vera Barros y, además, en la Clínica Mercado Luna donde la habían internado hace, aproximadamente, diez días por problemas respiratorios. Fue entonces cuando le detectaron dengue. Con los días, al ver que la mujer no mejoraba se le practicó un hisopado para descartar que no tuviera coronavirus.

Los resultados llegaron el domingo 29 de marzo a la noche desde el instituto Malbrán y fueron una sorpresa. Aunque Liliana no había viajado al exterior, ni había estado en contacto con personas que tuvieran COVID-19, el test le dio positivo. Enseguida, le aplicaron el tratamiento recomendado por la OMS y el Ministerio de Salud de la Nación, pero ya era tarde: Liliana falleció en la madrugada de martes 31 a las 00.35 horas, según informó el Ministerio de Salud de esa provincia desde su cuenta de Twitter.

Horas más tarde, la Clínica Mercado Luna (cuyos profesionales ahora realizan un aislamiento estricto, debido al contacto que mantuvieron con Ruiz) emitió un comunicado oficial, donde detallaba lo sucedido y lamentaba la pérdida de la pediatra, «quien se ganó el respeto y reconocimiento por su labor, como así también el afecto de todos en lo personal”.

De familia humilde, Liliana era hija de un panadero y una empleada doméstica. Durante su infancia -cuenta su hija menor, Sofía Armatti, en un extenso posteo de Facebook- jugaba con muñecas de trapo. En su casa no había dinero, pero sí mucho amor y “pan calentito”. No la tuvo fácil. A los doce perdió a su mamá, que murió de cáncer. Como si fuera poco, en la escuela la discriminaban por ser «pobre y negra”.

Cuando terminó el secundario, Liliana se fue a estudiar a Córdoba: quería ser médica. Según su hija, “vivió de pensión en pensión, con un poco de ayuda económica de su padre y tomando sopa todas las noches para no gastar”. A los 20, en plena cursada, le diagnosticaron un cáncer en el cuello de útero, que la obligó a poner en pausa la carrera. Pero no se dio por vencida.

Finalmente, Liliana se recibió de médica y volvió a La Rioja, donde se casó con Alejandro Armatti, padre de sus dos hijos. A los 33 le diagnosticaron artritis reumatoidea. Otra vez su salud le jugaba otra vez una mala pasada, pero siguió adelante.

“Su vida, además de ser madre, esposa y ama de casa, fue su profesión que tanto amaba. Siempre la encontraba leyendo, instruyéndose. Llegaba cansaba por la noche y se ponía a estudiar igual. No recuerdo almuerzos en donde no haya atendido el teléfono o respondido mensajes de sus pacientesSiempre estaba pendiente de ellos: se acordaba de todos. Incluso, en su consultorio, trataba de tener una foto con cada uno y nos hablaba de ellos y de sus travesuras. Estoy segura de que a un tercio de todos ellos los atendió gratis. No le importaba: sabía lo que era estar del lado de quien no tiene nada”, recuerda su hija Sofía.

“Hoy se fue del mundo físico. Dejó un posgrado a la mitad y muchos proyectos por concretar. Ella realmente tenía muchas ganas de vivir. No merecía que su vida termine así. Se que está a mi lado, pero me duele no verla y darle un último beso, un último abrazo, escuchar su voz. Te amo para siempre mami”, cerró la joven de 19 años en un posteo que casi alcanza los 900 comentarios

Fuente: infobae.com


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.