Venta clandestina de cigarrillos en Saladillo.-

0
1143

La pandemia del COVID-19 y el consecuente aislamiento social preventivo y obligatorio conllevaron al faltante de cigarrillos en el mercado ya que esta industria no está considerada entre las actividades esenciales por lo cuál se suspendió la fabricación desde el 20 de marzo hasta el 10 de mayo en qué se autorizó reanudar la actividad.-

La falta de cigarrillos generó corridas, sobreprecios, venta ilegal, largas filas y desesperación. Los cigarros sueltos se llegaron a pagar hasta $40 o el paquete hasta $700 en distintas ciudades y provincias.  Después de la habilitación de la actividad, la venta clandestina persistió.


Un vecino de la ciudad de Saladillo se comunicó con Convergencias para dar a conocer la situación sobre la venta clandestina de cigarrillos de la cual fue testigo en varias oportunidades y que pudo documentar recientemente con las fotos que nos remitió el 28 de mayo y que se comparten en la presente nota.


Esta situación favoreció, de acuerdo a información reunida por la Cámara del Tabaco de Salta, la circulación y comercialización de cigarrillos de origen ilegal que podrían haber ingresado al país a su vez, con la proliferación de marcas cuyo origen no se conoce con certeza, a través del contrabando o haber sido fabricados de manera clandestina, y sin los permisos correspondientes de las autoridades, en fábricas ubicadas en Salta.


En las imágenes registradas en Saladillo se puede ver un automóvil, con el baúl cargado de cajas con paquetes de cigarrillos, que se encontraba estacionado sobre Av. Pereyra a metros de la rotonda de Ruta Nacional 205 y Av. Pereyra.

El vecino fue testigo de como se acercaban distintas personas al hombre que manejaba el automóvil modelo Gol, personas para comprar cigarrillos sin ningún tipo de factura, vale decir, en negro. El vecino pudo reconocer que se acercaron al vendedor al menos a dos personas que tienen quiosco en la ciudad, pero el vendedor que estaba en el auto también le vendía a particulares.

El hombre que se trasladaba en el automóvil con el baúl cargado de cigarrillos, no sería de Saladillo.

Esta situación favoreció, de acuerdo a información reunida por la Cámara del Tabaco de Salta, la circulación y comercialización de cigarrillos de origen ilegal que podrían haber ingresado al país a su vez, con la proliferación de marcas cuyo origen no se conoce con certeza, a través del contrabando o haber sido fabricados de manera clandestina, y sin los permisos correspondientes de las autoridades, en fábricas ubicadas en Salta.


¿Qué hay detrás del tráfico de cigarrillos, el negocio ilegal que crece durante la cuarentena?

Al faltante de cigarrillos en los quioscos, se suma la suba de precios y cientos de miles de atados de origen paraguayo que atraviesan la Triple Frontera y el límite con Salta.

Desde el 8 de abril hasta el 1° de mayo, Gendarmería realizó 18 incautaciones de este tipo en las provincias que comparten límite con Paraguay, el principal productor de los cigarrillos que entran de contrabando a la Argentina. Salta también entra en el cálculo, con un saldo más de 155 mil atados en un mes en todo el norte argentino. El fin del mundo juega también: la semana pasada en la zona de Río Grande, Tierra del Fuego, un hombre volcó su pickup cerca del Paso San Sebastián en la frontera chilena. Tenía más de 1500 atados marca Red Point.

No es algo nuevo, los cigarrillos paraguayos siempre estuvieron debajo de los mostradores en quioscos o vendidos al por mayor y considerablemente más baratos que un atado legal producido en Argentina: entre 2012 y 2013 la AFIP declaraba incautaciones por medio millón de atados. Pero ahora, las marcas como Rodeo o Eiffel sienten con una fuerza que no tenían hace tiempo.

Esta situación favoreció, de acuerdo a información reunida por la Cámara del Tabaco de Salta, la circulación y comercialización de cigarrillos de origen ilegal que podrían haber ingresado al país a su vez, con la proliferación de marcas cuyo origen no se conoce con certeza, a través del contrabando o haber sido fabricados de manera clandestina, y sin los permisos correspondientes de las autoridades, en fábricas ubicadas en Salta.

La semana pasada, la institución que nuclea a los productores tabacaleros de la provincia de Salta se presentó ante la Fiscalía Penal Federal para radicar una denuncia por la «posible comisión de hechos delictivos en perjuicio de la ley 19.800; instituto denominado Fondo Especial del Tabaco y la ley de impuestos internos 24.674».

Antes se trataba de una cuestión de canibalizar al mercado interno, los piratas del asfalto golpearon durante años las camionetas de reparto de las tabacaleras.

Hoy la realidad de la venta clandestina que afecta la recaudación del fisco y genera abusos en detrimento de los consumidores pasa por los puentes, pasos fronterizos y fábricas clandestinas.



Saladillo. 1 de junio de 2020.-

Fuente: Diario de Cuyo/ Revista Chacra / Infobae / Clarín

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.