Violencia sin fin.-

    0
    8027

    Días atrás Marisol Cirinese, de 49 años ,  recibió heridas cortantes en la cabeza y en el rostro.  A esta altura ya fue notificada de la restricción dispuesta por el Juzgado de Paz de Saladillo para impedir que su ex-pareja se acerque a la víctima o tenga cualquier tipo de contacto con ella.

    Marisol contó haber  mantenido por varios años una relación sentimental con un hombre mayor que ella, la cual había finalizado hace un par de meses. Si bien no todo parece haber sido mucho más tranquilo antes, con detalles que dan cuenta de una conflictiva que ya afloraba,  en el último tiempo, las llamadas y mensajes con reproches fueron una constante.

    Seguir el recorrido a través de  los audios con las grabaciones de las conversaciones telefónicas y personales da cuenta de como va en aumento la virulencia de los diálogos, de como se va gestando una lógica vincular con proximidad a la violencia verbal, la que luego, y  ya de lleno se presenta como la constante de esos contactos. Se mezcla la exacerbación  de lo físico con  la ausencia de lo afectivo.  La descalificación le gana por larga ventaja a la gratitud, y,  la frustración enseguida se hace eco del asunto. La realidad de cada uno es contada de manera antagónica y hay un poco de desprecio que del otro lado que se devuelve con revanchismo. Y la bola de nieve sigue creciendo a gran velocidad.

    Audios que cobrarían valor si salen a luz de la opinión pública si  las partes involucradas  fueran personajes mediáticos. Pero, en otras personas ese ámbito de la intimidad solo cobra virtualmente interés cuando pasa a mayores. Tal es el caso de Marisol.

    Queda en la anécdota si le tomaron o no la denuncia inicialmente, si ya hubo otras  intervenciones judiciales previas, si  se engorda con nuevas denuncias o se baja el tono de las acusaciones.

    El interrogante pareciera concentrarse  en  como  se puede parar a tiempo  esa bola de nieve y cómo se le da un marco  de sensatez a este tipo de situaciones en las cuales junto a la agresividad también confluye la necesidad de controlar al otro, de causar daño psíquico y/o  físico, se socavar la integridad y el equilibrio.

    El tema de fondo indudablemente pueda pasar por diversos factores que se vincularan en mayor o en menor medida con cuestiones emocionales, psicológicas o de formación  de las partes involucradas.

    En el  aquí y el ahora las respuestas urgen desde los distintos actores institucionales -la justicia y sus auxiliares, la policía, los equipos interdisciplinarios y los profesionales intervinientes en general-  trabajando mancomunadamente, teniendo claros los objetivos establecidos en los protocolos para erradicar  todas las formas de violencia – ya sea de la ley 26.485 o  de los convenios internacionales- pero fundamentalmente no perdiendo de vista que la violencia  es un flagelo que atraviesa todas las instancias y que se ha convertido en un denominador común sobre el cual necesitamos pensar y accionar constantemente para erradicar.

    Febrero, 2017. Graciela Achabal.-

     

     

     

     

     

     

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.